Elefantes, sentimientos, sociedad y ritual de muerte

Elefantes, sentimientos, sociedad y ritual de muerte

Los elefantes evocan una sensación de fascinación en los seres humanos y lo han hecho durante siglos. La investigación y la observación han arrojado muchos hechos intrigantes sobre estos animales. Tal vez la cualidad más atractiva del elefante es su innegable semejanza con nosotros. Ejemplo de esto son los estrechos lazos que forman con los miembros de la familia, su comunicación, el cuidado de sus jóvenes y sus emociones.  Experimentan muchas de las mismas emociones que la gente. Emociones típicamente catalogadas como humanas. Son capaces de sentir tristeza, alegría, amor, furia, etc.

Sentimientos en los elefantes

La capacidad del elefante para la tristeza y la pena es verdaderamente única entre los miembros del mundo animal. Mientras que la mayoría de los animales no dudan en dejar a los débiles y jóvenes atrás para morir, los elefantes están angustiados por la situación, y continúan mostrando signos de esta pena durante largos períodos de tiempo.

Debido a que los elefantes viven en manadas tan unidas y viven por tanto tiempo como los humanos (aproximadamente 70 años), forman fuertes lazos con los que les rodean. Cuando estos mueren, el resto realmente lamenta esa muerte.

Las madres y las tías también son propensas a lamentar la muerte de pequeños elefantes. La madre de un pequeño que muere muestra su dolor a través de un empeoramiento físico. Sus ojos están hundidos, sus orejas caídas y parece realmente enferma.

El ritual de muerte, es de sobra conocido en los elefantes. Toda la manada tendrá gran cuidado en el entierro. Las hembras caminarán buscando ramitas y hojas. Los machos cubren el cuerpo del fallecido. Además, los elefantes sienten gran fascinación cuando encuentran esqueletos de su especie.

Como ves, no son tan diferentes a nosotros. Merecen respeto y merecen vivir en libertad, sobre todo ahora que su marfil está tan cotizado en el mercado negro.